Publicidad

Elogio de la goma de borrar

Los genios son desmesurados y rara vez saben moderar su creación, que aunque magnífica tiende a la exageración. El templo de La Sagrada Familia de Gaudí es un buen ejemplo: una obra de tales dimensiones que solo podrá terminarse, si finalmente se termina, tras un siglo de trabajo y la aportación de varias generaciones.

Y si extraordinario es su proceso de ejecución, todavía es más deslumbrante la obra en sí, esas creaciones gaudinianas sin parangón, que anonadan al espectador, sorprendido ante una obra que excede las proporciones humanas y que no sabe situar ni consigue relacionar con otras obras, que es sin duda genial pero que, por su desmesura, contradice las reglas tradicionales de la armonía y del gusto habituales. Lo mismo puede decirse de las grandes catedrales góticas, que exhiben orgullosas, sin pudor alguno, su poder, su magnificencia y la mezcla de estilos. El genio deslumbra, pero no sabe, o ni siquiera quiere, controlar las proporciones de su creación. Dos de las obras más geniales de todos los tiempos, En busca del tiempo perdido y El anillo del nibelungo, sorprenden por su ambición y su desproporción. Proust necesitó siete volúmenes de unas apretadas 600 páginas cada uno para dar forma a su intento, que sabía imposible, de recuperar el tiempo pasado y los paraísos perdidos. En cuanto a Wagner, precisó cuatro óperas larguísimas para desplegar su universo de dioses, hombres, gigantes, dragones, ninfas, nibelungos, héroes y valquirias, mezclando una música genial con un libreto que alterna pasajes de gran belleza y profundidad con momentos reiterativos y confusos. Proust y Wagner dejaron escritas algunas de las más penetrantes páginas literarias y musicales de todos los tiempos, pero hay que bucear en sus obras, a veces con esfuerzo, para encontrar las perlas ocultas entre muchos momentos que parecen superfluos.
Nietzsche afirmó que el ideal era escribir en una página lo que los demás necesitaban escribir en un libro, sabio consejo que no pudo ni quiso aplicarse a sí mismo. Los genios no permiten que nadie ponga límites a sus obras. Las componen, solitarios, de forma devota, aislados del resto del mundo, y así destilan su obra. Cuando aún no existía la informática ni la papelera de reciclaje, Margueritte Yourcenar afirmó, en una entrevista, que el mejor amigo del escritor es la goma de borrar. O quizá todavía mejor un editor sin reparos, como aquel que convirtió los relatos cortos de Carver, absolutamente convencionales, en textos escuetos que sugerían aquello que Carver laboriosamente había desarrollado. El Carver auténtico era un buen escritor, pero como tantos otros. El Carver creado por su editor es único e irrepetible, pero no es Carver. Releo a Proust, me sumerjo perplejo en ese océano de páginas deslumbrantes pero increíblemente reiterativas, en esa enciclopedia de las sensaciones humanas, escucho a Wagner, tan genial como ególatra y excesivo, y ante tanta desmesura echo de menos la goma de borrar de Yourcenar y a Gordon Lish, el editor de Carver, o al menos a un empresario que fijara en los límites de un encargo concreto la extravagancia de los grandes genios. Durante siglos, estos tuvieron que trabajar a las órdenes de quienes les financiaban y ponían límites. Eso no impidió obras tan geniales como la Capilla Sixtina, de Miguel Ángel. Liberados de sus mecenas y encargos, dueños y señores de su obra, los artistas, a partir del siglo XIX, se sienten libres por vez primera, y el resultado son obras que muchas veces son más el reflejo de la atormentada personalidad del autor que una obra equilibrada. Por cierto, la viuda de Carver, Tess Gallagher, reclama ahora, como también lo hace Gordon Lish, la autoría de los relatos de su marido, y sostiene que fue ella quien le proporcionó el material, modificó e incluso rescribió sus cuentos.

Valorar este artículo
(0 votos)

Artículos relacionados

  • Dejar un comentario

    En el último número de la revista...

    No es, seguramente, la metáfora más delicada, pero este virus de las narices ha sido como un escupitajo en la cara. Nos ha descubierto de sopetón, con la crueldad que siempre ac ...

    «Mejor encender una luz que maldecir la oscuridad»
    Confucio

    ...

    Farmacia y evidencia. Un debate complejo en el que son posibles distintas aproximaciones. Josep Allué y Roi Cal reflejan esta diversidad.

     

     

     

    ...

    Catedrática de Química Orgánica, investigadora, presidenta de la Conferencia Nacional de Decanos de Facultades de Farmacia... Beatriz de Pascual-Teresa ha logrado abrirse camino ...

    El síndrome del intestino irritable (SII) es un trastorno crónico y funcional que afecta a todo el intestino. Es la patología gastrointestinal más frecuente y, a pesar de ...

    Notar que los cabellos se quedan en el cepillo, la ducha, la almohada y sobre los hombros... ¡asusta! La persona que lo nota piensa con horror en la calvicie y acude a la farmacia en busca de ...

    Cosmecéutica y neurocosmética, la cosmética activa e inteligente del cuidado personal. A lo largo de las distintas etapas de la vida, la piel sufre cambios fisiológicos: ...

    Objetivos de aprendizaje

    • Aumentar los conocimientos sobre las enfermedades del trastorno por consumo de sustancias.
    • Cr ...

    «Consulta de gestión patrimonial» es una sección dedicada a contestar preguntas que el farmacéutico se plantea diariamente sobre la gestión de su patrimonio.< ...

    Chipre no solo es famosa por su gastronomía y su interesante cultura, sino también por el increíble vino que produce. La isla de Chipre puede haber sido la cuna del vino mediter ...

    Selección de las últimas novedades literarias.

    ...

    Lo que relata este artículo lo firma alguien que lleva veintidós años enseñando en másters de atención farmacéutica, que lo ha hecho en varias univer ...

    Había pasado por la puerta cientos de veces y ni siquiera me detenía ante el escaparate. Sabía que era el establecimiento Lhardy, con mucha historia en la vida de Madrid, famoso ...

     

    Revista El Farmacéutico

    El Farmacéutico

    La revista El Farmacéutico y su web son un producto de Ediciones Mayo, S.A. dedicado a la formación e información de los profesionales farmacéuticos. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por El Farmacéutico reemplazará la relación de los profesionales farmacéuticos con los pacientes.