Publicidad

banner-lainco

Publicidad

banner-lilly-septiembre

Publicidad

banner-vilardell

Basta de vino barato, por favor

Con su obra más reciente, La última noche, James Salter (1925, Nueva York) ha roto un silencio que se prolongaba desde 1988, año en que publicó Anochecer. Son diez relatos breves y desalentadores, sobre todo el último, que da título al libro que lo contiene.
Es una historia amarga, narrada con una frialdad que aumenta la desolación del argumento: Marit, enferma de cáncer terminal, ha decidido quitarse la vida, de acuerdo con su esposo, Walter. Ella cree que es preferible ahorrarse el deterioro final, y su marido accede a administrarle una inyección letal. Es la última noche, que intentan vivir sin patetismo, civilizadamente, con aparente e imposible normalidad. El tercer personaje es Susanna, una amiga de la familia, de veintinueve años. Un triángulo imposible: la mujer enferma, el esposo y una amiga joven.

Marit padece cáncer de útero, que se ha localizado también en los pulmones. No tiene fuerzas, ha perdido la energía, su rostro se ha transformado. Se da cuenta de que ya no es quien había sido, que no se parece a sí misma. El cáncer ha borrado su identidad. Piensa en el día siguiente, cuando el mundo siga existiendo y, sin embargo, ella ya no esté allí.

En un plato, dentro de la nevera, está la jeringuilla con el líquido letal proporcionado por un médico amigo. Pero antes quieren celebrar una cena de despedida, su última cena. Para disminuir en lo posible la melancolía de la cena, invitan a Susanna. Piden un Cheval Blanc de 1989, que cuesta quinientos setenta y cinco dólares, un vino exquisito que jamás habían bebido cuando ella tenía la vida por delante. Es la última oportunidad para Marit, quien aclara a Susanna que normalmente no beben vinos tan buenos. No lo dice, pero es evidente que piensa que no tiene sentido seguir administrando la vida como si la muerte no estuviese a la vuelta de la esquina. Mientras tenían expectativas, no habían pedido nunca un vino de más de treinta y cinco dólares. Marit comenta que hubieran debido pedirlo más a menudo, que hubiese sido estupendo beber siempre vino de esa calidad.

Regresan a la casa, Marit sube a la habitación, Susanna quiere irse, Walter le suplica que se quede porque, cuando baje, después de haberle administrado la inyección a Marit, no quiere estar solo. Ella se queda. Walter sube a la habitación. Allí está la jeringa: diez centímetros cúbicos separan a Marit de la muerte. Ella se ha preparado poniéndose un camisón de raso color marfil, muy abierto en la espalda, y se ha maquillado los ojos: la última coquetería.

Marit le pregunta una vez más si él la ha querido, y le pide que sea feliz. Walter prepara la jeringa, ella dice que se considera afortunada, y Walter introduce la aguja e inyecta el contenido de la jeringuilla. Baja la escalera. Susanna le espera en el coche, incapaz de permanecer en la casa. Susanna se extraña de que Marit haya insistido tanto en que compartiese con ella su última noche. Ella está incómoda, él dice que la necesita. Hacen el amor. Hace tiempo que son amantes.

A la mañana siguiente, desayunan juntos. Walter hace proyectos, piensa en los días que compartirá con Susanna. Marit baja tambaleante la escalera. Él le ha administrado mal la inyección, ella se queja de que él no haya sabido ayudarla a morir. Marit se extraña de que Susanna todavía esté en la casa, de que haya pasado allí la noche. Walter se disculpa. El relato no lo explicita, pero se supone que Walter volvió a intentarlo, y que esta vez fue más hábil. La traumática experiencia destruyó la relación entre Walter y Susanna: se vieron dos o tres veces más a instancias de él, pero «lo que sea que une a las personas había desaparecido. Ella le dijo que no podía evitarlo. Que las cosas eran así».

Y en efecto, las cosas suelen ser así: tomamos vino barato cuando estamos vivos, y bebemos el caro cuando estamos a punto de morir. Cosas de los seres humanos.

Valorar este artículo
(0 votos)

Dejar un comentario

En el último número de la revista...

No aprendemos. Nos emocionamos con los desfiles que llenan los senderos de gloria, las canciones acompañan a los jóvenes e invocamos a la divina verdad para tejer los uniformes y los e ...

Como presidenta del comité organizador del IX Congreso Nacional de Farmacéuticos Comunitarios (www.congreso-sefac.org), me siguen preguntando por la decisión de no suspender o r ...

Cuenta Regina Revilla que, en los primeros años de la carrera de Farmacia, lloraba encima de los libros, pero que, como tenía una beca, estudió sin parar y acabó con prem ...

Aunque el uso del término «depresión posvacacional» está muy extendido, desde el punto de vista científico resulta más oportuno referirse a un trastorn ...

Este año la vuelta al cole ha sido muy diferente a otros años y ha estado marcada por las medidas que los centros han tomado para evitar la propagación del coronavirus SARS-CoV- ...

El ciclo de vida es el proceso vital de un organismo que va desde el nacimiento hasta su muerte. De manera general, este ciclo se divide en cuatro etapas: nacimiento, desarrollo, reproducción ...

En el anterior artículo de esta serie (

«Consulta de gestión patrimonial» es una sección dedicada a contestar preguntas que el farmacéutico se plantea diariamente sobre la gestión de su patrimonio.< ...

Dentro del mundo de los vinos, hay una pequeña zona llamada Franciacorta situada en la provincia de Brescia, en la región de Lombardía. El nombre de Franciacorta define tres con ...

Selección de las últimas novedades literarias.

...

Aristóteles decía que la naturaleza tiene horror al vacío, un concepto que fue ridiculizado por Blas Pascal cuando preguntó irónicamente: «¿Y lo aborr ...

Como regla general, parece que la duración de la vida de los animales está relacionada con su tamaño al alcanzar la edad adulta, de manera que, cuanto más grande es la es ...

 

Revista El Farmacéutico

El Farmacéutico

La revista El Farmacéutico y su web son un producto de Ediciones Mayo, S.A. dedicado a la formación e información de los profesionales farmacéuticos. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por El Farmacéutico reemplazará la relación de los profesionales farmacéuticos con los pacientes.