Las flores de Odilon Redon

Algunos hombres cambian su nombre por el de su madre, lo que suele presagiar una biografía turbulenta o, como en el caso de Odilon Redon (1840-1916), una obra inclasificable y peculiar.
Odilon nació como Bertrand pero cambió su nombre por el de Odilon en homenaje a su madre, Odile. Es un pintor desconcertante e inclasificable, más allá de los ismos en que se clasifica a los diferentes autores. Esa comodidad, en el caso de Odilon, es imposible. Le gustaba el tenis, algo poco habitual en un pintor, y le atraía el hinduismo, algo también infrecuente. Más raro todavía en un pintor del siglo XIX: le atrajeron las ideas científicas, sobre todo las de Darwin. Sólo se parecía a sí mismo, era un pintor raro, en parte simbolista, surrealista, espiritual y decorativo. Sabía penetrar en la interioridad de aquello que pintaba y sus cuadros transmiten una gran intensidad e incluso producen desazón. Son inquietantes, lo que es decir mucho hoy en día. Quizá por ser raro sea más interesante que otros pintores que se afiliaron a un estilo, encontraron una forma de pintar y se repitieron hasta la saciedad, llevando a sus lienzos siempre el mismo cuadro. Odilon no, su obra no se puede reducir ni explicar tan fácilmente, y hay en ella algo singular: la mayoría de los pintores se deprimen con la edad, pasan del color a los tonos oscuros, la vejez inunda de tristeza y de grises sus cuadros y, al inicial estallido vital, le sucede la introspección, la repetición y la tristeza. Pero un hombre que ha empezado por cambiar su nombre y adoptar el de su madre no es tan fácilmente previsible. Odilon empezó con una obra gris, negra, de tintes sombríos, y terminó pintando flores, las flores más decorativas, sensuales y carnales que imaginarse pueda, que sin embargo también son extrañamente espirituales. Tras haber penetrado en los misterios del inconsciente con sus inquietantes grabados llenos de arañas que ríen, de ojos que se convierten en globos, de rostros expuestos en copas, de cíclopes horribles, cuando lo fácil era imaginarle despeñándose por los senderos del arte desgarrado reaparece decorando las estancias del barón Robert de Domecy, y le decora con gusto exquisito el comedor de su castillo con un delicado conjunto floral de inspiración japonesa, pero que sin embargo no es exactamente un jardín japonés sino otra rareza de Odilon.

Más tarde diseñó alfombras de oración, pintó rostros impávidos, silenciosos, ángeles detenidos en el tiempo y el espacio, para desembocar en el pintor de las flores más coloridas que se hayan pintado jamás, ramos que casi pueden olerse, o comerse, flores que son algo más que flores, de una belleza indescriptible, que parecen estar allí esperando a que llegue Marcel Proust y las describa. Cuadros decorativos, y que sin embargo transmiten algo indefinible, cuadros raros, flores extrañas, excesivamente sensuales y carnales, que son flores pero al mismo tiempo símbolos de una naturaleza indescifrable. Le gustaba Edgar Allan Poe, otro raro, pero también Delacroix, mucho más convencional. Nació en Burdeos, donde murió exiliado Goya, a quien se le oscureció progresivamente la paleta mientras se iluminaba la de Odilon. Caminos inversos: Goya pinta las tremendas pinturas negras de la Quinta del Sordo mientras Odilon se inventa las flores más maravillosas de la naturaleza, las crea, puesto que no existen en ella. Odilon era algo torpe pintando figuras en movimiento, pero era un genio pintando flores, o un Polifemo que no se sabe si ríe o llora, o un rostro de expresión silenciosa y solemne que expresa algo indefinible a pesar de que aparenta la inexpresividad absoluta. Llevaba una vida familiar y provinciana y el éxito no le cambió. En 1904, el Estado francés adquiere por 1.000 francos una de sus obras maestras, la inquietante Ojos cerrados. Es el momento del reconocimiento y de la gloria. ¿Qué hace Odilon? Por las mañanas juega a tenis, y por la tarde pinta flores.

Valorar este artículo
(0 votos)
Juan Esteva de Sagrera

Decano de la Facultad de Farmacia de la Universitat de Barcelona

Dejar un comentario

En el último número de la revista...

xxxxxx

La noche puede ser muy larga y negra, pero siempre acaba saliendo el sol. Sin estridencias, el alba se asoma por el horizonte para anunciar que un nuev ...

Laura Tuneu y Amaia González estudiaron Farmacia, pero ambas han decidido reorientar su carrera profesional. Laura es ahora médico endocr ...

El pasado mes de junio Jesús Aguilar renovó su cargo al frente del Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos. En esta ...

M.ª Luisa Carrillo es la farmacéutica titular de la farmacia La Vega, una farmacia abierta siempre. Las 24 horas del día, los 365 d& ...

Llega el verano, el buen tiempo y las vacaciones. Algunas personas cambian temporalmente de residencia y otras se preparan para emprender algún ...

Bélgica
En este país, con unos 11,5 millones de habitantes y 4.875 farmacias ...

Nuestra última entrega terminó con un cliente que había realizado su primera compra de un producto tras un proceso al que llamamos ...

Acostumbrados normalmente a noticias agridulces en lo que a fiscalidad se refiere, con la llegada de la resolución emitida por la Direcció ...

La enfermedad de Parkinson es un proceso crónico y degenerativo neuronal progresivo del sistema nervioso central (SNC) que conlleva una disminuc ...

«Consulta de gestión patrimonial» es una sección dedicada a contestar preguntas que el farmacéutico se plantea diariam ...

Cuando llega el buen tiempo y la época de playa, a todo el mundo le apetece un buen arroz. Pero ¿qué vino beberemos con el arroz? ...

Selección de las últimas novedades literarias.

...

Discreta como pocas, constante como nadie, Elena hace un trabajo de hormiguita desde hace muchos años, desde que la conozco. Desde mis tiempos d ...

Decía Max Aub que cada uno es de donde hace el bachillerato. En ese caso yo sería caraqueña, porque fue allí donde curs&eac ...

 

Lo más leído este mes

Farmacéutico de familia: un nuevo servicio de los farmacéuticos comunitarios belgas


La farmacia en el mundo

BélgicaEn este país, con unos 11,5 millones de habitantes y 4.875 farmacias comunitarias, los pacientes casi siempre tienen cerca…
Visto 12756 veces

Estudiar una segunda carrera


El color de mi cristal

Laura Tuneu y Amaia González estudiaron Farmacia, pero ambas han decidido reorientar su carrera profesional. Laura es ahora médico…
Visto 2595 veces

Las farmacias cambiarán los medicamentos con valsartán afectados por la alerta de la AEMPS


Crónicas

El Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social ha habilitado una nueva vía para facilitar la sustitución de los…
Visto 2120 veces

Solares: consejos desde la oficina de farmacia


Profesión

La radiación solar es fuente de vida indispensable para los seres vivos. Nos ayuda a sintetizar la vitamina D…
Visto 1759 veces

Primera ECOE para los estudiantes de Farmacia de la Universidad CEU Cardenal Herrera


Crónicas

La Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad CEU Cardenal Herrera ha realizado la primera prueba ECOE…
Visto 1635 veces

La gestión por categorías


La fórmula del éxito

La gestión por categorías se resume en el proceso por el cual se gestionan las diferentes categorías como unidades…
Visto 1436 veces

Dermatitis atópica: definición, consejos prácticos y tratamiento


Profesión

La dermatitis atópica, también conocida como «eccema atópico», es una enfermedad dermatológica inflamatoria crónica que afecta de manera predominante…
Visto 1417 veces

La base de datos de la farmacia: ¿cómo sacarle partido?


Gestión para novatos

La base de datos o BBDD de la farmacia se puede convertir en uno de nuestros principales activos, ya…
Visto 1375 veces

Revista El Farmacéutico

HTML 5La revista El Farmacéutico y su web son un producto de Ediciones Mayo, S.A. dedicado a la formación e información de los profesionales farmacéuticos. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por El Farmacéutico reemplazará la relación de los profesionales farmacéuticos con los pacientes.