Publicidad

banner-lilly-creatividad-investigacion
Banner_rinastel

2011, el año de la "Concordia"

Un día de otoño de 1511 los boticarios barceloneses se reunieron para normalizar y regular la formulación en la ciudad condal. El resultado fue la elaboración y la posterior impresión de la Concordia de los boticarios barceloneses, la primera farmacopea barcelonesa, catalana y peninsular, sólo superada por la editada en Florencia en 1498.

El año de 1511 es una fecha para recordar por todos los farmacéuticos españoles, aunque sólo sea para aumentar su autoestima y la confianza en que la profesión sabrá, como siempre ha sabido, resolver cuantos desafíos se le presenten. Si la situación actual es complicada, imaginemos la de nuestros colegas renacentistas, sin estudios universitarios, supeditados a los médicos, en competencia con especieros, herbolarios y otros comerciantes y sin ningún texto oficial que les sirviera de punto de referencia. En aquella época, los médicos prescribían fórmulas magistrales y en cada botica se elaboraban de forma distinta, según los criterios del farmacéutico, que actuaba más como un artesano que como un técnico o científico. Actuaba «según arte», en las antípodas del método científico. Disponía de una serie de recetarios, escritos por autoridades farmacéuticas, casi sin excepción médicos, pues los boticarios todavía no se habían sentido con ánimos para escribir sobre su arte. El primero en hacerlo en España fue otro boticario barcelonés, Pere Benet, también en los albores del siglo XVI, pero fue una excepción y era un libro destinado a facilitar los exámenes de los aspirantes a ser admitidos en el colegio, pues la farmacia, como ciencia, estaba en manos de los médicos y a los boticarios les correspondía el arte, el comercio. Elaboraban las fórmulas según su particular criterio, y cada uno entregaba un medicamento distinto en su composición, precio y modus operandi, pues nada le obligaba a elaborar la fórmula según una pauta validada, según un protocolo. El resultado era descorazonador: los médicos no sabían qué medicamento recibían los pacientes, y a estos se les administraba uno u otro medicamento según el criterio o los gustos de cada boticario. Para terminar con tan improcedente situación, los boticarios barceloneses se reunieron por voluntad propia, sin que nadie se lo ordenase, y redactaron su Concordia, con lo que homologaron y validaron la formulación en la ciudad de Barcelona. A partir de esa fecha histórica, los médicos sabían qué medicamento recibiría cada paciente, pues la confección de jacintos, o la triaca, se elaboraría igual en todas las farmacias y al mismo precio, un primer paso imprescindible para dar seriedad a la farmacia, junto con la prohibición de los remedios secretos, algo que no se plantearía hasta mediados el siglo XVIII. Saber qué medicamento se administra, a qué precio y de qué modo se ha elaborado y de qué simples se compone fue el primer paso para dignificar una profesión que vivía en la incertidumbre, considerada una actividad artesanal, organizada en gremios, pero no una actividad científica. Dotarse de una farmacopea fue el primer paso para ascender de categoría social en el largo camino que condujo a los estudios universitarios de farmacia en 1845. Lo excepcional del caso barcelonés es que la iniciativa fue tomada por los propios boticarios, conscientes de la situación, sin que nadie se lo ordenase, ni las autoridades ni los médicos, mientras que en otros escenarios la farmacopea fue un texto redactado por los médicos e impuesto a los boticarios o redactado por ambas profesiones bajo la batuta de los médicos.

1511-2011: quinientos años de «concordia», que deben conmemorarse como es debido. Los farmacéuticos barceloneses lo celebraremos todo el año con diversos actos, con la colaboración de la Universidad de Barcelona, la Facultad de Farmacia, la Real Academia de Cataluña, la Fundación Concordia y el Colegio de Farmacéuticos de Barcelona, entre otras instituciones. Sería magnífico que la celebración no fuera un acto exclusivamente barcelonés o catalán, y que adquiriese dimensión estatal, pues ese día, un otoño de 1511, la farmacia peninsular dio un paso de gigante hacia su dignificación, y demostró que en la piel de toro los farmacéuticos siempre han sabido coger los toros por los cuernos.

Valorar este artículo
(0 votos)
Juan Esteva de Sagrera

Decano de la Facultad de Farmacia de la Universitat de Barcelona

Dejar un comentario

En el último número de la revista...

xxxxxx

La Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria (SEFH) ha puesto en marcha el proyecto «Foro de la Innovación». Se trata de una comunidad formada por todos los socios de la S ...

«La abundancia me hizo pobre»
Ovidio

...

Definición y prevalencia
En el Taller internacional sobre Ojo Seco (Dry Eye Workshop) DEWS II (2017), se define el ojo seco como &l ...

¿Qué es el maquillaje corrector?
El «maquillaje decorativo» es aquel ideado y elaborado para resaltar la belleza ...

Enfermedades inflamatorias intestinales (EII) es el nombre que se le ha dado al cajón en el que se guardan dos de las patologías más conocidas del aparato digestivo: la enfermed ...

En muchas de las formaciones desarrolladas por nuestro despacho, nos adentramos en el apasionante tema de la sucesión empresarial de la oficina de farmacia.

...

En el anterior artículo (El Farmacéutico n.º 578) comentamos alguna de las peculiaridades que, desde el punto de vista del ...

Objetivos de aprendizaje

  • Conocer el concepto de deterioro cognitivo, incluyendo enfermedad de Parkinson y demencias en general.< ...

«Consulta de gestión patrimonial» es una sección dedicada a contestar preguntas que el farmacéutico se plantea diariamente sobre la gestión de su patrimonio.< ...

El calvados es un licor de la región de Normandía (Francia) reconocido como uno de los mejores destilados de manzana del mundo.

...

Selección de las últimas novedades literarias.

...

«El hombre ha vivido siempre de forma muy aperreada y muy injusta.» Quien así habla es Antonio López, el pintor manchego, entrevistado en El Mundo el 1 de marzo de ...

Era un dirigente de mi compañía muy apreciado, que siempre estaba pendiente de los demás, y en una cena de empresa oí cómo repetía sin dudar el nombre de to ...

 

Lo más leído este mes

Complementos alimenticios en problemas articulares


Protocolos en la farmacia

Definición y prevalenciaLa osteoartritis o artrosis es la más común de las patologías articulares crónicas. En su aparición y…

El qué y el cómo


Ya viene el sol

Debatir sobre el futuro de una profesión siempre es sano, enriquecedor. Escuchar puntos de vista diferentes, teorías o propuestas…

La Comisión Nacional de Salud e Investigación Médica de Australia hace público un informe de 2012 sobre la eficacia de la homeopatía


Crónicas

La Comisión Nacional de Salud e Investigación Médica de Australia (NHMRC) ha decidido finalmente publicar el borrador del primer…

La Guía sobre Bulos en Alimentación desmonta las principales falsas creencias sobre alimentos


Crónicas

El Instituto #SaludsinBulos (www.saludsinbulos.com) ha editado la Guía de los Bulos en Alimentación con el objetivo de desmontar los…

Consejos para evitar los síntomas del ojo seco por el uso de pantallas


Salud ocular

Al finalizar el verano, los españoles se creen a salvo de los recurrentes y molestos problemas oculares. Pero septiembre…

Lactobacillus rhamnosus GG (LGG), 30 años de beneficios y evidencia


Artículo especial

Hace más de un siglo que los probióticos son objeto de interés científico y constituyen un activo campo de…

Combatir el ojo seco en verano


Salud ocular

El ojo seco es una enfermedad multifactorial de la superficie ocular caracterizada por la pérdida de regulación de la…

Introducción y fisiopatología de la caída del cabello


Profesión

La farmacia comunitaria recibe un gran número de consultas relacionadas con los problemas capilares, entre ellos la caída del…

Revista El Farmacéutico

El Farmacéutico

La revista El Farmacéutico y su web son un producto de Ediciones Mayo, S.A. dedicado a la formación e información de los profesionales farmacéuticos. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por El Farmacéutico reemplazará la relación de los profesionales farmacéuticos con los pacientes.