Publicidad

banner-lainco

Publicidad

banner-vilardell

El canto de sirena del pesimismo

El pesimismo ejerce una misteriosa fascinación sobre los españoles, tanto como puede incomodar a otros pueblos. Los americanos, por ejemplo, hacen alarde de un optimismo que por estos lares siempre ha parecido infantil y cándido, pero que a ellos les proporciona excelentes réditos, mientras que el pesimismo a nada conduce, salvo a regodearse en la incapacidad de solucionar los problemas. La ventaja de los optimistas es que, con su optimismo, son capaces de construir un futuro mejor que el presente, mientras que el pesimismo es anestesiante y suele dejar las cosas como están. ¿Para qué hacer nada, si nada puede solucionarse, si la gente es incapaz de afrontar sus problemas, si todo está mal y seguirá estándolo no importa lo que se haga?

¿Por qué tantos españoles son pesimistas y gustan del tremendismo? No se sabe exactamente, pero ahí están Quevedo, el Lazarillo, Cervantes, Goya y sus pinturas negras, Solana, Zuloaga, Buñuel, Valle-Inclán y tantos otros, sin olvidar a los políticos. Hay en la sociedad española, en su política y en su cultura, una tendencia al desgarro, a la lamentación, al convencimiento de que las cosas siempre han funcionado mal y de que no tienen remedio, lo que es profundamente descorazonador. Valle-Inclán, en Luces de Bohemia, dejó escrita esa barbaridad de que España es una deformación grotesca de la civilización europea, y creó el esperpento como género. No estuvo solo en su afirmación, contenida en Los cuernos de don Friolera, de que ni el Quijote ni las guerras coloniales habían servido para nada. Un famoso artículo regeneracionista se titulaba nada menos que La moral de la derrota.

Según Azaña, en la derrota y la desilusión de don Quijote está el fracaso mismo de España. Un Azaña que, dejándose llevar por el pesimismo, dijo aquello de que quienes habían querido sangre antes de la Guerra Civil la tuvieron, y en oleadas. Sin olvidar a Ortega, otro de los constructores intelectuales del pesimismo hispano, cuando afirmó que el ocaso español no tiene parangón y que la historia entera de España es la crónica de una decadencia insondable.

El pensamiento pesimista, la fascinación por el pesimismo, es letal para la política española. En vez de gestionar los conflictos sin esperar milagros, muchos españoles sueñan un mundo ideal, imposible, quimérico, a su medida, y al no poderlo hacer realidad caen en el tremendismo, deslegitiman a las instituciones y justifican la irrupción de un puño de hierro con el que, y es una de las paradojas del tremendismo hispánico, son más indulgentes. En una situación de crisis como la actual, con España, como el resto de los países periféricos en apuros, convertida en una especie de comunidad autónoma de la Unión Europea, el pesimismo encuentra el terreno abonado para lanzar su letal discurso, sus cantos de sirena que seducen a muchos españoles. El pesimismo avanza, lo arrasa todo, y los farmacéuticos viven también su particular dosis de pesimismo, como si todo fuera a irse al garete. Lo peor del pesimismo es que, si no se le pone freno, termina construyendo el Apocalipsis que vaticina, de modo que nada me parece más urgente que poner diques al pesimismo y a sus mórbidos cantos de sirena y cultivar las flores, más modestas pero prácticas, del realismo y del sentido común, del que no en vano suele decirse que es el menos común de los sentidos.

Valorar este artículo
(0 votos)

Dejar un comentario

En el último número de la revista...

Incluso a los que nos gusta presumir de cierto inconformismo, a los que ya nos está bien pisar con tiento algún callo de vez en cuando, incluso a esos traviesos, nos ataca la añ ...

«Soy consciente de lo importante que es la investigación en mi vida docente, ya que ese enriquecimiento que me proporciona lo transmito en la clase.» Celia Sánchez Ramos em ...

A pesar de que los avances de la medicina y la ciencia han contribuido enormemente a curar las enfermedades y a defendernos de los agentes externos patógenos con nuevos y mejores medicamentos ...

La farmacia comunitaria es un terreno liderado principalmente por farmacéuticas, y además los usuarios más habituales también son mujeres. Este hecho hace que las consult ...

La nueva realidad económica y social que nos ha traído el coronavirus no deja mucho margen de acción desde el punto de vista del marketing y la gestión del retail

«¿Qué le pasa a mi bebé en las mejillas?», «¿Por qué cuando sale del baño la piel se le enciende?», «¿Es posible que yo ...

Tema 2. Nutrición en las diferentes etapas de la mujer

Pablo García Vivanco*, Ana Rodríguez Sampedro**,
Cursos

Desde el nacimiento, la mujer va pasando por diferentes etapas y situaciones fisiológicas, como el embarazo, la lactancia o la perimenopausia, en las que sus requerimientos nutricionales y en ...

Una vez dejamos atrás la campaña de la renta 2019, llega el momento de reflexionar sobre las novedades y posibles consecuencias de la inagotable voracidad informativa de nuestra Agenci ...

«Consulta de gestión patrimonial» es una sección dedicada a contestar preguntas que el farmacéutico se plantea diariamente sobre la gestión de su patrimonio.< ...

«Había semillas terribles en el planeta del Principito... Eran las semillas de baobabs. La tierra del planeta estaba infestada. Y de un baobab, si tomamos medidas demasiado tarde, no po ...

Selección de las últimas novedades literarias.

...

Son tiempos extraños estos de la pandemia. Con una atención primaria a punto de reventar, de colapso, de desorganización, de falta de medios, no son pocas las voces farmac&eacut ...

Leo en la revista Hoyesarte un artículo sobre Oliver Sacks firmado por el farmacéutico Pepe González Núñez, y me quedo enganchada. Un neurólogo, di ...

 

Revista El Farmacéutico

El Farmacéutico

La revista El Farmacéutico y su web son un producto de Ediciones Mayo, S.A. dedicado a la formación e información de los profesionales farmacéuticos. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por El Farmacéutico reemplazará la relación de los profesionales farmacéuticos con los pacientes.