Publicidad

banner-lainco

El mundo como burbuja

Durante siglos, pensadores y políticos buscaron principios firmes y sólidos: la historia como una roca, el hombre como una esfera que se llenaba de contenidos que transmitía de generación en generación.

La institución más sólida y esférica de la historia occidental es la Iglesia católica, fundada sobre un principio pétreo: «Tú eres Pedro y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia». Todo tenía voluntad de permanecer: desde el comunismo al Tercer Reich. Poco a poco el hombre ha entrado en una fase líquida y etérea. Todo cambia, nada permanece, para satisfacción del gran Heráclito, el filósofo del eterno retorno y del cambio permanente: no hay esencia sino una sucesión de transformaciones encadenándose unas con otras.

Todavía perviven algunas instituciones de la época de la solidez: el Partido Comunista chino, el capitalismo gracias a su capacidad de crecer con sus continuas crisis, la ultraderecha nacionalista… pero en épocas burbujeantes las instituciones que se pretenden pétreas suelen convertirse en su propia parodia. En épocas de incertidumbre resisten los viejos nacionalismos, aferrados a su particular roca, y por ahora el Partido Comunista chino, este último al precio de negarse a sí mismo a diario y de construir, bajo la férrea dirección del Partido, la exaltación del control social, del capitalismo y del consumismo. La única excepción son las religiones del Libro: en ellas todo sigue sólido, pétreo y esférico. El Dios único resiste como reliquia imperturbable de las épocas regidas por principios inamovibles, libros sagrados y revelados, valores inmutables. El fundamentalismo persiste en su carácter pétreo, Dios se resiste a ser una burbuja. Como dijo John Gray, es posible que el ateísmo sólo haya sido un paréntesis. Otros sectores, como el arte, ya son absolutamente burbujeantes y espumosos: un movimiento sucede a otro, las modas son el arte.

En este mundo hiperconectado nada puede aspirar a construir unos principios inamovibles que sirvan de pétrea referencia. Todo vale mientras mantenga cohesionados a quienes comparten una red. Un sistema es válido no porque aquello que lo cohesiona sea cierto o mejor que sus competidores, sino porque satisface a quienes temporalmente lo comparten. Los devotos de Proust no podrán convencer a los de Harry Potter de que su obra es mejor, y por más que se esfuercen los adeptos a Beethoven, los de Rosalía no se moverán de sus posiciones. Cada sistema es válido en tanto en cuanto permite la óptima conexión entre quienes forman parte de una red y comparten sus datos. En este nuevo mundo, siempre tendrá más seguidores un sistema superficial que otro profundo. Quizá por ello la política mundial ya está prácticamente en su totalidad en manos de botarates, y el arte es el botín de los especuladores.

Cada sistema compite con los demás, todos estallan en burbujeantes espumas que son reemplazadas por otras. Ninguno será abolido mientras complazca a sus seguidores y aporte valor a sus vidas y sentido a sus emociones. Todos los sistemas coexisten y se expanden conquistando nuevos seguidores hasta que, demasiado expandidos y dilatados, estallan. El riesgo consiste en crecer demasiado, en que las burbujas olviden que son efímeras y pretendan ser sólidas, pétreas, imperiales, lo que favorece su estallido. El segundo riesgo es ser invadidas por otras burbujas, que se apoderen de ellas y las reemplacen. Así han nacido todos los imperios, expandiéndose, y así han fallecido, replegándose o siendo invadidos por otros más poderosos y numerosos. Así hacen hoy las burbujas políticas, religiosas, artísticas, morales, para desesperación de los nostálgicos de la verdad con mayúsculas, de los principios inamovibles, de los feligreses de la piedra y de la esfera, alérgicos al devenir inconstante de las burbujas espumantes. En palabras de un pensador hoy poco citado, Karl Marx: «Todo lo sólido se desvanece en el aire».

Valorar este artículo
(1 Votar)

Artículos relacionados

  • Dejar un comentario

    En el último número de la revista...

    Los cajones olvidados, como la memoria, van acumulando polvo. La memoria va superponiendo estratos, uno encima de otro. Pero incluso los más antiguos siguen allí. A veces por olvido, y ...

    «Toda noche, por larga y sombría que parezca, tiene su amanecer»
    Macbeth

    ...

    Margarita López-Acosta piensa que se debe seguir trabajando para lograr que exista «un balance de género real que permita que cualquier persona, sea hombre o mujer, pueda desarro ...

    Ana Teresa Jódar Pereña se licenció en Farmacia por la Universidad de Salamanca y en la Isabel I de Burgos en Nutrición. Posee un máster en atención farmac& ...

    Las infecciones no complicadas de las vías urinarias (cistitis) constituyen, después de las respiratorias, el segundo grupo en importancia de infecciones extrahospitalarias, y son una ...

    ¿Has oído hablar alguna vez de la relación entre el cerebro y el intestino? Existe un vínculo entre ambos: la microbiota o flora intestinal1. La microbiota se ...

    Nuestra microbiota
    La microbiota autóctona es esencial para los seres vivos. La relación que mantenemos con ella es habitual ...

    En la serie de tres artículos que se inicia con el presente repasaremos numerosos aspectos relacionados con el volumen de existencias obrantes e ...

    «Consulta de gestión patrimonial» es una sección dedicada a contestar preguntas que el farmacéutico se plantea diariamente sobre la gestión de su patrimonio.< ...

    La versatilidad de un vino a veces es muy difícil de encontrar. Entendemos esta versatilidad como la capacidad del vino para combinar y maridar con un sinfín de platos y poder ser cons ...

    Selección de las últimas novedades literarias.

    ...

    Durante siglos, pensadores y políticos buscaron principios firmes y sólidos: la historia como una roca, el hombre como una esfera que se llenaba de contenidos que transmitía de ...

    Cuando comienza a escribir estas líneas, el farmacéutico no sabe muy bien qué es lo que quiere contar. No es titular de una farmacia, no trabaja en un hospital ni en una f&aacut ...

     

    Revista El Farmacéutico

    El Farmacéutico

    La revista El Farmacéutico y su web son un producto de Ediciones Mayo, S.A. dedicado a la formación e información de los profesionales farmacéuticos. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por El Farmacéutico reemplazará la relación de los profesionales farmacéuticos con los pacientes.