Con firma 

Tribuna de opinión en la que participan personalidades del ámbito farmacéutico

Somos datos. Las 24 horas del día consumimos y generamos datos de origen muy diverso, sobre lo que nos gusta, lo que consumimos, a dónde vamos, qué compramos, dónde lo compramos... pero ¿para qué sirven todos estos datos? ¿Realmente tienen valor? ¿A quién pueden interesar?

Aunque siempre he estado vinculada a la formación farmacéutica, desde mis primeros años como profesional esta actividad ha estado ligada por uno u otro motivo a la formación continuada del farmacéutico comunitario. Siempre he defendido la formación continuada de los farmacéuticos como una necesidad y como un requerimiento básico para que un farmacéutico pueda continuar ejerciendo su actividad asistencial. Por cierto, como para cualquier otro profesional sanitario.

Los datos son bien conocidos. La mitad de los pacientes crónicos en España no toman sus medicamentos de la forma adecuada. La realidad parece clara. Las razones, no tanto. Olvidos, duración de los tratamientos, conocimiento de las enfermedades por parte del paciente, coordinación entre niveles asistenciales, problemas psicológicos...

¿Qué esconden las subastas? ¿Tienen realmente como objetivo el ahorro, mejorar la adherencia a los tratamientos y buscar a los mejores proveedores al mejor precio? Cuestiones éstas que un gestor capaz y responsable tendría como requisitos inexcusables para acometer cualquier medida de este calado.

«Somos Marca España, somos un referente para nuestra población, y ha llegado la hora de que se visualice.» Con estas palabras expresé ante los medios de comunicación el objetivo del convenio de colaboración suscrito a finales del año pasado entre el Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos y el Alto Comisionado para la Marca España, organismo dependiente del Ministerio de Asuntos Exteriores.

El vertiginoso avance en los últimos años de las terapias con medicamentos biológicos y biotecnológicos ha supuesto un importante progreso en la curación y/o en la cronificación de muchas patologías que, hasta la aparición de estos tratamientos, presentaban altas tasas de morbilidad y mortalidad.

20 Diciembre 2016 1 comentario

En los últimos años hemos asistido a una transformación radical de la farmacia española, años de transición en los que hemos visto cambiar los factores que marcan la evolución del mercado farmacéutico al verse afectado por los cambios regulatorios y las condiciones del entorno.

La actual red de oficinas de farmacia constituye el resultado de una colaboración público-privada mediante la cual se pretende garantizar la universalidad del acceso a esta prestación con criterios de libertad e igualdad.

«Saber para prever, prever para prevenir»

El sector de las oficinas de farmacia vive un tiempo de cambios, de esto no hay ninguna duda. Aun así, tengo la sensación de que los esfuerzos de una mayoría del sector por resistirse empecinadamente a cualquier modificación del estatus están, de momento, ralentizando la llegada de nuevas formas y de nuevas ideas para modernizar el sector.

La marca es el sello identificativo de una organización, a través de la cual sus usuarios perciben una imagen de ella. La marca «oficina de farmacia» tiene una identidad propia que la diferencia de otros canales.

Nuestro Sistema de Salud debe dar respuesta a necesidades emergentes (como la cronicidad) mediante estrategias que maximicen la eficiencia en la utilización de los recursos disponibles. En el marco asistencial, el cambio planteado se enfoca en el desarrollo de modelos organizativos que faciliten la coordinación o integración. Pero, ¿qué entendemos por gestión clínicamente integrada del medicamento (GCI)? Es el mecanismo por el cual se conciertan los cuidados farmacoterapéuticos entre los diferentes agentes, de forma que se garantice una atención centrada en el paciente capaz de integrar coherentemente las decisiones y cuidados que se producen en el continuo asistencial. Esta visión debe garantizar el acceso al medicamento necesario, un uso individual eficiente y efectivo y un patrón de uso poblacional compatible con la sostenibilidad del SNS. Asimismo, debe asegurar la responsabilidad de actuación de cada nivel asistencial en la gestión del seguimiento farmacoterapéutico que a cada uno le corresponda.

Página 1 de 2

Revista El Farmacéutico

HTML 5La revista El Farmacéutico y su web son un producto de Ediciones Mayo, S.A. dedicado a la formación e información de los profesionales farmacéuticos. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por El Farmacéutico reemplazará la relación de los profesionales farmacéuticos con los pacientes.