Juan Esteva de Sagrera

Juan Esteva de Sagrera

Decano de la Facultad de Farmacia de la Universitat de Barcelona

Miércoles, 13 Junio 2012 06:44 Deja el primer comentario!
En 1957, el psicólogo Richard I. Evans se desplazó a Zúrich para filmar una entrevista con un Jung bastante envejecido. Evans publicó en 1964 el libro Conversations with Carl Jung, que fue traducido al español y editado por Guadarrama en 1968. La filmación se extravió, y más tarde fue recuperada por el cineasta Salomón Shang, que restauró la película, finalmente estrenada en circuitos comerciales con un éxito de público escaso, como era de prever. Jung habla sobre los orígenes de su ruptura con Freud, que planteó la libido en términos exclusivamente sexuales. Jung terminó desarrollando una visión en las antípodas de Freud, y formuló una visión energética e incluso espiritualista de la libido. En sus manos, el inconsciente pasa de ser un sumidero sexual a un reservorio de los símbolos, los arquetipos, los mitos, los sueños y las religiones de la Humanidad, es decir, de su espiritualidad.

En la entrevista, Jung relativiza la importancia de la represión sexual. En su opinión, las tribus primitivas llevaban una vida sexual nada reprimida. Sus deseos sexuales podían considerarse satisfechos, pues esos hombres y mujeres lo eran todo menos moralistas. El problema central de esas sociedades no era el sexo y su represión y sublimación, sino la comida. Más importante que copular, e incluso que reproducirse –lo que les resultaba relativamente fácil–, era comer, encontrar comida para toda la tribu. La sociedad actual tiene tal exceso de alimentos que no puede imaginarse la realidad de esos pueblos obligados a esfuerzos inmensos para conseguir la comida que les proporcionase la supervivencia. Antes de que el hombre se hiciese sedentario y agrícola, dependía de la caza y de la recolección de vegetales con valor alimentario, y casi toda su vida se dedicaba a conseguir los alimentos para no morir de inanición y a dar gracias a los dioses y a la naturaleza para asegurarse otra cosecha y éxito en la caza. Es curioso, sin embargo, que no se haya dedicado a la alimentación, al deseo de comer, incluso a la «represión alimentaria», la importancia que tiene.

Todo el mundo anda dándole vueltas a la sexualidad, pero la realidad es que ese instinto, con ser importante, palidece ante el afán y el placer que produce la comida. Todos los ritos sociales giran en torno a la comida y la bebida, no en torno al sexo, y reunirse y salir equivale a comer y beber, y nadie concibe una cita sin que en ella se incluya una comida, una copa o una cena. Incluso el ritual amoroso pasa necesariamente por una cena de seducción. Hay quien sostiene que la hembra se unió al macho y aceptó el papel relevante de este precisamente porque él suministraba los alimentos necesarios para ella y sus crías, y dejar de hacerlo supone, todavía hoy día, causa de ruptura de la pareja. Una cena agradable une más que cualquier otra cosa, mientras que muy pocas personas considerarían que una orgía es el mejor camino para establecer unas relaciones duraderas, del tipo que sean. Incluso el placer que deriva de la comida supera en la mayoría de las personas al que obtienen mediante las relaciones sexuales, muchas veces plagadas de obstáculos y sinsabores.

La sociedad actual ha inhibido compartir todos los instintos, menos uno, comer. Es de mal gusto ver dormir, orinar, defecar o copular a los demás, mientras que todos nos reunimos para compartir el único instinto totalmente socializado: comer, es decir, celebrar que estamos vivos, que tenemos comida y no moriremos de hambre, nuestra forma diaria de comulgar.

Viernes, 11 Mayo 2012 12:12 Deja el primer comentario!
El azar hizo que el pasado mes de enero leyese dos libros dedicados a las relaciones entre las drogas y los fenómenos espirituales. El primero es El mundo bajo los párpados, de Jacobo Siruela, tan exquisito y aristocrático como su autor, del que no sé si me sorprende más su erudición o su ortodoxia junguiana, después de los muchos años transcurridos desde que Jung formulase sus teorías sobre el inconsciente y sus relaciones con el espíritu. El segundo es El camino a Eleusis, de Wasson, Hofmann y Ruck, que se propone ofrecer una solución al enigma de los misterios eleusinos.
Viernes, 30 Marzo 2012 10:56 Deja el primer comentario!
Hace años, cuando empezó en España la especulación y con ella la de las farmacias, un amigo de mi padre, farmacéutico como él, recibía cada vez con más frecuencia la visita de un intermediario en compra y venta de farmacias.
Viernes, 24 Febrero 2012 11:34 Deja el primer comentario!
El pesimismo ejerce una misteriosa fascinación sobre los españoles, tanto como puede incomodar a otros pueblos. Los americanos, por ejemplo, hacen alarde de un optimismo que por estos lares siempre ha parecido infantil y cándido, pero que a ellos les proporciona excelentes réditos, mientras que el pesimismo a nada conduce, salvo a regodearse en la incapacidad de solucionar los problemas. La ventaja de los optimistas es que, con su optimismo, son capaces de construir un futuro mejor que el presente, mientras que el pesimismo es anestesiante y suele dejar las cosas como están. ¿Para qué hacer nada, si nada puede solucionarse, si la gente es incapaz de afrontar sus problemas, si todo está mal y seguirá estándolo no importa lo que se haga?
Lunes, 19 Diciembre 2011 11:11 Deja el primer comentario!
Durante más de medio siglo la farmacia española ha conocido muchas crisis, de hecho ha vivido en una crisis permanente, pero ha mantenido unos puntos de referencia que le concedían estabilidad y cohesión: facturación y beneficios crecientes, aumento del valor de la cifra de traspaso, unión de la propiedad con la titularidad, titulación universitaria, aceptación de que las farmacias son establecimientos sanitarios, limitación en función del número de habitantes y de las distancias, fortaleza colegial, exclusividad en la dispensación de todos los medicamentos. Ese ha sido el marco en el que se ha insertado la farmacia española hasta identificar ese modelo con el modelo natural, poco menos que el mejor y el único posible. Ha habido muchos ataques y controversias, pero en 2011 el modelo sigue intacto, salvo en un aspecto crucial: la rentabilidad de las farmacias. Los retrasos en el pago de la factura farmacéutica por parte de unas administraciones autonómicas en grave situación financiera, los recortes en el precio de los medicamentos y sus márgenes, la dispensación por principio activo y de la especialidad más barata, el aumento de los costes de explotación combinado con una disminución de los ingresos están conduciendo al modelo a una progresiva implosión de efectos imprevisibles.
Lunes, 14 Noviembre 2011 10:47 Deja el primer comentario!
Mateu Josep Bonaventura Orfila (Maó 1787, París 1853) es una figura bastante bien conocida y estudiada desde el punto de vista de la medicina y la toxicología. Mucho menos divulgada es su condición de cantante, su afición a la música, y que quienes le oían cantar le consideraban una de las mejores voces de su tiempo. Comenzó a cantar en la capilla de música de la iglesia parroquial de Maó con 12 años, y el motivo de que se dedicase al canto fue la paliza que le propinó su padre, una persona muy colérica, que le dio doce latigazos para castigarle por su mal comportamiento. El castigo le ocasionó un trauma, dejó de hablar y empezó a tartamudear, sin que las cosas mejorasen en dos meses. El médico de la familia aconsejó que Orfila participase en los cánticos que se celebraban en las ceremonias religiosas y sus padres le obligaron a seguir los consejos del médico. A los ocho meses estaba completamente curado de su tartamudez y se aficionó tanto a la música que incluso compuso una misa a tres voces, que se cantó sin demasiado éxito en la iglesia. En 1803 asistió a las clases de música del austriaco Cook y más tarde viajó a Barcelona, donde se aficionó a la ópera. Tras escuchar La Molinara, de Pasiello, se impuso ser capaz de cantarla y un día faltó al hospital, subió a Montjuich cantando hasta desgañitarse jurándose a sí mismo que no bajaría a la ciudad hasta que la cantase correctamente, y así lo hizo. Aprendió a tocar el violín, la flauta y el piano y el propio Orfila reconoce que sus estudios de medicina se resintieron por culpa del tiempo que dedicaba a la música.
Lunes, 10 Octubre 2011 12:53 Deja el primer comentario!
La crisis económica está teniendo efectos demoledores sobre la farmacia española y por primera vez en muchos años hay farmacias que han dejado de ser rentables y otras están asfixiadas por el impago de las administraciones. Los controles en el gasto farmacéutico, los recortes presupuestarios y las dificultades de tesorería de las administraciones públicas, están configurando un cóctel explosivo que está poniendo a muchas farmacias contra las cuerdas. Los excesos cometidos por los últimos gobiernos están perjudicando a casi todos, pero básicamente a los empleados públicos, a los sectores que como la farmacia tienen en la Administración a su principal cliente y a todo el sector ligado a la construcción y la especulación inmobiliaria. No es cierto que la farmacia española esté en crisis global, pero muchas farmacias sí lo están, hasta el punto de haber presentado concurso de acreedores. En cuanto a la distribución, que ha servido de colchón los últimos años para amortiguar la progresiva pérdida de rentabilidad de las farmacias, también está pasando por apuros como consecuencia de la bajada de márgenes y se ha tenido que recurrir, en algunos casos, a un ERE.
Miércoles, 07 Septiembre 2011 08:37 Deja el primer comentario!
Existe una densa bibliografía sobre la identidad española, sobre lo que nos pasa, que incluye textos de autores tan importantes como Américo Castro (La realidad histórica de España), Sánchez Albornoz (España, un enigma histórico), Ortega (España invertebrada) y Laín Entralgo (España como problema). Es improbable que otro país haya producido tal cantidad de textos, opiniones y controversias sobre su identidad nacional, sin llegar a un acuerdo sobre aquello que, al parecer, nos pasa. Y lo que ahora está pasando es que España se ha convertido en la piedra de toque de la construcción europea y el debate sobre qué pasa en España se ha trasladado a una dimensión superior, lo que esté pasando en Europa, que es mucho más grave que el debate identitario.
Viernes, 08 Julio 2011 11:06 Deja el primer comentario!
El martes 4 de agosto de 1846, Gustave Flaubert escribió su primera carta de amor a Louise Colet. Se despide con cálidas efusiones amorosas, besándola reiteradamente «en ese sitio que me gusta de tu piel, tan suave, en tu pecho, donde apoyo mi corazón». Incluso los osos se ponen tiernos cuando están recién enamorados. Era su primera carta después de que hicieran el amor. La correspondencia duró casi nueve años, y pasó por todas las fases del amor y del desamor, de la pasión, del egoísmo y del interés. La última carta es del 6 de marzo de 1855. Sumamente lacónica, dice así: «Señora: Me he enterado de que se había tomado la molestia de venir tres veces, ayer por la tarde, a mi casa. No estaba. Y, temiendo las afrentas que semejante persistencia por su parte podía atraerle por la mía, la cortesía me induce a advertirle que nunca estaré. Le saludo atentamente.» Desenamorado, saciado y harto, el oso muestra ahora sus garras y su carácter huraño. No hay, obviamente, ningún beso que tenga por destino los pechos de Louise.
Jueves, 09 Junio 2011 10:56 Deja el primer comentario!
Oscar Wilde no se recuperó jamás del desastre que le supuso la condena a trabajos forzados por conducta inmoral. No recuperó la alegría de vivir, el ingenio que lo caracterizaba ni la mordacidad. Incluso la frivolidad le abandonó y pasó a ser una persona triste, vencida, un tanto patética, que contrastaba con el Oscar Wilde desafiante y arrogante de su época de éxito.
Página 5 de 6

Revista El Farmacéutico

HTML 5La revista El Farmacéutico y su web son un producto de Ediciones Mayo, S.A. dedicado a la formación e información de los profesionales farmacéuticos. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por El Farmacéutico reemplazará la relación de los profesionales farmacéuticos con los pacientes.