Publicidad

banner-tantum

Publicidad

banner-wottocare


Colecciones farmacéuticas

Calendarios farmacéuticos

  • 09 Junio 2011
  • Jaime Casas Pla, Javier Sorní Esteva
En una anterior colaboración en esta misma sección, dedicada a los almanaques farmacéuticos, se anotó que, en ocasiones, a éstos se les llama también calendarios, pero advirtiendo que, no obstante, son distinguibles. Se añadía que los calendarios consisten, en general, en poco más que una o más tablas gráficas de la sucesión de los días, los meses y las estaciones del año, generalmente con indicación de los principales acontecimientos civiles o religiosos, y de las fases lunares.

Atendiendo a la cronología, ha habido en el transcurso de la historia diversidad de tipos de calendarios: egipcio, babilónico, griego, heleno, romano, juliano, musulmán, gregoriano o maya, entre otros de menor ámbito o pervivencia. Actualmente, el calendario gregoriano es utilizado de manera oficial en casi todo el mundo. Es así denominado por haber sido su promotor e introductor el Papa Gregorio XIII (Bolonia, 1502–Roma, 1585), que vino a sustituir en 1582 al calendario juliano, utilizado desde que el emperador Julio César (Roma, 100 a.C.–44 a.C.) lo instaurara en el año 46 a.C. El calendario gregoriano consta de 365 días, y, cada cuatro años, de un día bisiesto, el 29 de febrero, excepto los años terminados en 00, que sólo son bisiestos si son múltiplos de 400.

Desde el punto de vista objetual o físico, los hay básicamente de tres tipos: de pared, de sobremesa y de bolsillo. Pueden ser de muy diversos materiales, aunque predominan los impresos sobre papel o cartulina. Todos ellos son objetos coleccionables.

El hecho de que el calendario sea de muy frecuente consulta durante su vigencia, generalmente un año, del 1 de enero al 31 de diciembre, ha hecho de él, desde finales del siglo XIX, un instrumento propagandístico y publicitario muy apreciable, del cual el entorno farmacéutico no ha sido ajeno.

Calendario de bolsillo a dos caras de 1978 con publicidad de CibalginaCalendario de bolsillo de turnos para el año 1963 de una farmacia. En el reverso se indica que puede utilizarse como marcador de librosCalendario de bolsillo del año 1989 con publicidad de Resolutivo Regium

 

 

 

 

 

 

 

Calendario desplegable de tres cuerpos del año 1940 con publicidad de CeregumilCalendario con regla de la farmacia Sánchez del año 1999Calendario de sobremesa de Laboratorio Men para el año 1988 con anillas

 

 

 

 

 

 

 

Gran calendario de pared alemán, mes de febrero, ilustrado con un bodegón de frascos de farmaciaCalendario de sobremesa con termómetro incorporadoCalendario de bolsillo, de aluminio con regla incorporada, de 1976. En el reverso publicidad de varias especialidades de los Laboratorios Schering

 

 

 

 

 

 

 

No hace mucho tiempo, las oficinas de farmacia, igual que los colmados, perfumerías, etc., obsequiaban a sus clientes con calendarios de pared consistentes en una llamativa ilustración en cartón o cartulina de la que pendían las hojas con los distintos meses. Su finalidad era más de atención al cliente que de estricta propaganda. La industria farmacéutica ha recurrido también a este tipo de calendarios como medio propagandístico o para publicitar sus productos, pero normalmente no han consistido en una sola ilustración, sino en tantas como tablas de calendario, por ser vistosos y proclives a incorporar imágenes y grafismos de tamaño considerable. De estos se han conservado relativamente pocos pues, por lo general, no eran objeto de colección, ya que se desechaban al ir eliminando las hojas a medida que iba transcurriendo el tiempo.

Por el contrario, sí han sido y son objeto de colección los editados por instituciones de carácter museístico, cuya alta calidad de edición y lujo invitan a su conservación íntegra, como ejemplo los muy celebrados y artísticos calendarios editados por la Deutscher Aphotheker Verlag Stuttgart de Alemania, mostrando sus fondos patrimoniales.

A finales del siglo XIX comenzaron a aparecer en el entorno farmacéutico los calendarios de bolsillo, mucho más baratos y eficaces que los de pared. Normalmente, sus medidas son reducidas, de unos 5 por 10 centímetros, impresos por ambas caras, una con las doce tablas mensuales del calendario con o sin publicidad directa, y la otra, mucho más atractiva, podía o no tener publicidad directa, dependiendo del propósito y presupuesto del anunciante. Desde hace algunos años, el plástico y el aluminio también han dado soporte a este tipo de calendarios.

Los calendarios de sobremesa son cada vez más abundantes por su prontitud de consulta, y ello a pesar de que hoy en día relojes, móviles u ordenadores prestan similar servicio. Por otra parte, desde hace unas décadas la imaginación y las posibilidades técnicas han dado lugar a objetos mixtos y de uso cotidiano en el que una de las partes es un calendario: calendarios con regla, con termómetro, con indicativo de guardias, en almohadilla para ratón, a modo de dietario para anotaciones diarias o semanales, etc.

Son relativamente numerosos los farmacéuticos que coleccionan calendarios relacionados con la profesión, especialmente de bolsillo («calendofilia» farmacéutica), tanto de laboratorios, como de empresas de distribución, corporativos o de oficina de farmacia.

Valorar este artículo
(0 votos)

Jaime Casas Pla, Javier Sorní Esteva

Farmacéuticos

Dejar un comentario

En el último número de la revista...

Nos anuncian a bombo y platillo que en el año 2021 nos transformaremos. Deberíamos preguntarnos: ¿en qué? Gregor Samsa, el protagonista de la metamorfosis más famo ...

Suele ser habitual en las farmacias la petición de dispensación de medicamentos de prescripción sin la correspondiente receta, por el propio paciente o incluso desde los centros ...

¿Crees que la salud bucal refleja el estado de salud general? Pues si lo crees, estás en lo cierto. La boca es la entrada hacia las vías digestivas y respiratorias, y cuando no ...

La pandemia de la COVID-19 ha puesto en jaque al mundo. Nos encontramos ante la mayor crisis sanitaria de esta nueva etapa contemporánea, en una sociedad global e interconectada.

...

Beneficios de los ácidos grasos esenciales

Lorena Vega García, Itxaso Garay Ruiz, Aida Hernando Diéguez, Esther Ganado Miguélez,
Profesión

Los ácidos grasos esenciales (AGE) no pueden sintetizarse en el organismo y, por tanto, es imprescindible ingerirlos en la dieta. Debido a su estructura molecular, también pueden denom ...

Ya hemos visto en esta sección hasta qué punto la confirmación de un diagnóstico de cáncer suele generar en el paciente, en mayor o menor grado, una respuesta ansi ...

Nuevas tendencias en alimentación infantil

Cristina González Campins (1), Míriam Martínez Márquez (2), Nadia San Onofre Bernat (3), Judith Abizanda García (4), Laura Ferrer Soler (5), Anna Bach-Faig (6),
Profesión

Los cambios en la alimentación infantil en los últimos años sitúan a la dieta no solamente como vía de desarrollo, sino también como factor preventivo en la ...

Tema 6. Salud vaginal

Dra. Sara Ovejero Larsson,
Cursos

Clásicamente, se ha definido a la vagina como un órgano sexual secundario, una formación tubular que une la vulva con el cuello del útero y que recibe el semen eyaculado ...

«Consulta de gestión patrimonial» es una sección dedicada a contestar preguntas que el farmacéutico se plantea diariamente sobre la gestión de su patrimonio.< ...

Pisco es la denominación de un aguardiente de uva actualmente producido en Perú y Chile. Ambas variedades tienen en común el hecho de ser aguardientes de uva obtenidos por desti ...

Selección de las últimas novedades literarias.

...

La existencia de agujeros negros en la galaxia es una teoría para mí tan difícil de explicar como la de otros agujeros mucho más cercanos a mí, a la gran mayor&iac ...

Comenzaba el mes de noviembre de 2020 cuando en la prensa destaca un titular: «Un matrimonio turco detrás de la vacuna de Pfizer: millonarios y entregados a su trabajo». Se refer& ...

 

Revista El Farmacéutico

El Farmacéutico

La revista El Farmacéutico y su web son un producto de Ediciones Mayo, S.A. dedicado a la formación e información de los profesionales farmacéuticos. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por El Farmacéutico reemplazará la relación de los profesionales farmacéuticos con los pacientes.