Publicidad

banner-lainco
×

Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 2935

Una preposición lo cambia todo

Sobre el año 340, en la colección de tratados matemáticos de Pappus de Alejandría aparece la famosa frase que dice: «Dadme un punto de apoyo y moveré el mundo». Se le atribuye nada más y nada menos que a Arquímedes, uno de los científicos más importantes de la Antigüedad clásica y uno de los tres mejores matemáticos de todos los tiempos, junto con Einstein y Newton. Poco se necesita para tamaña empresa: un punto de apoyo y una máquina tan simple como una palanca, utilizada ya en la era prehistó­rica.

El otro día leía una frase escrita sobre un mapa del mundo, en la que habían tachado la preposición «en». La frase era «creo en el mundo», que sin la preposición resulta «creo el mundo». Entre ambas frases hay más que una preposición de diferencia, más que dos simples letras. Está reflejada la actitud frente a la vida. La primera, la contemplativa. La segunda, la proactiva.

No hace falta ser una mente privilegiada como la de Arquímedes para hacer que el mundo se mueva, para tratar de cambiar aquello que no nos gusta y hacer del mundo un lugar mejor. Y son los pequeños detalles (una preposición o la sencillez de una palanca) los verdaderos impulsores de los grandes cambios.

Atrás hay que dejar las expresiones del tipo «es que yo solo no haré nada», «para lo que va a servir...», «nadie lo notará...», etc., que utilizamos como excusa para no movernos, para no implicarnos.

Nuestro día a día está lleno de pequeñas palancas que, con el mínimo esfuerzo, provocan grandes cambios y hacen que el mundo se mueva y avance hacia un estado mejor. Y en nuestras manos está vivir la vida con o sin preposición: el farmacéutico que no se conforma con cumplir y asiste a cursos y conferencias en su tiempo libre, buscando estar lo más preparado posible y ofrecer las mejores soluciones a sus pacientes; la farmacéutica que, tras cumplir sus obligaciones en su oficina de farmacia, dedica parte de su tiempo libre a implicarse en los órganos colegiales para contribuir a la mejora del colectivo; el farmacéutico que, una vez finalizada su jornada laboral, imparte una charla de educación sanitaria en el centro social de su barrio para mejorar los conocimientos de la comunidad a la que sirve; la farmacéutica que ayuda a solucionar un problema burocrático, no farmacéutico, de un paciente que no sabe cómo actuar o adónde ir; el farmacéutico que acude a casa de un paciente para tomar un café y hacerle un poco de compañía...

Pequeños cursos, reuniones que nadie agradece, horas de carretera, charlas que sólo unos pocos conocen, soluciones que despiertan sonrisas, compañía, tiempo... Todas estas cosas podemos abordarlas cargando con la preposición, como una rutina («ahora me toca el curso», «uy, que viene la pesada de los viernes a por sus medicinas», «menudo coñazo de reunión»...), o liberándonos de la preposición, con ganas de cambiar las cosas y mejorarlas. Y es que, por muy insignificante que parezca, una preposición lo cambia todo.

Valorar este artículo
(5 votos)

2 comentarios

  • Enlace comentario Maicu Domingo, 17 Julio 2016 08:12 publicado por Maicu

    Posiblemente si no lo leemos no lo pensamos,..., pero una vez leído damos las vueltas necesarias para decirnos a nuestro interior :"... tiene toda la razón".
    Muy bien explicado, claro, sin retórica inútil, sin florituras ni palabras grandilocuentes...
    !Qué gusto da cuando un escrito lo entiendes sin explicaciones!.
    Felicidades Daniel, y no dejes de escribir.

  • Enlace comentario Julio Viernes, 15 Julio 2016 15:33 publicado por Julio

    Magnífico artículo, me ha gustado muchísimo, Enhorabuena deseando que nos sigas deleitando con estas reflexiones.GRACIAS.

Dejar un comentario

En el último número de la revista...

El siglo pasado parece lejos, ¿no? Y aún más en estos tiempos en que, aunque nos digan que nada ha cambiado en lo que se refiere a su medida, lo que realmente percibimos es que ...

Carmen Peña finaliza esta entrevista con una frase que la retrata muy bien: «Yo creo –dice– que ese concepto de mirar al futuro, pero siempre con mucha información de ...

Macarena Pérez no le robó el novio adolescente a su compañera de habitación en el colegio donde estudiaba, pero ese chico fue su primer contacto con su profesión a ...

Se define la diarrea como cualquier variación significativa de las características de las deposiciones respecto al patrón habitual previo del paciente, tanto en lo que se refier ...

El cabello es una de las señas más fuertes de la identidad de una persona y cuando éste es saludable es, además, un símbolo de juventud y vitalidad. En este sentid ...

El ojo seco es una enfermedad crónica y compleja, en la que intervienen múltiples factores, que debe abarcarse desde distintos ángulos. Afecta a la superficie ocular, a la conju ...

En el anterior artículo de esta serie (El Farmacéutico n.º 589, págs. 40-42) llamábamos la atención so ...

«Consulta de gestión patrimonial» es una sección dedicada a contestar preguntas que el farmacéutico se plantea diariamente sobre la gestión de su patrimonio.< ...

Aunque estamos muy acostumbrados a la Rioja española, en el mundo del vino existe la que muchos llaman la «otra» Rioja. La provincia de La Rioja se encuentra en el noroeste de Arg ...

Selección de las últimas novedades literarias.

...

Este oxímoron surgido durante la pandemia nos trae de cabeza a todos los habitantes del planeta. A los farmacéuticos también, por supuesto, porque nada hay más desconcert ...

Las epidemias nos han acompañado a lo largo de la historia. Si nos ceñimos al siglo XIX, 6 pandemias en sucesión acabaron con la vida de millones de personas en los cinco contin ...

 

Revista El Farmacéutico

El Farmacéutico

La revista El Farmacéutico y su web son un producto de Ediciones Mayo, S.A. dedicado a la formación e información de los profesionales farmacéuticos. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por El Farmacéutico reemplazará la relación de los profesionales farmacéuticos con los pacientes.