Publicidad

banner-lainco

Homeopatía: hoy como ayer

  • 07 Mayo 2016
  • Marisol Donis

En fecha reciente, el diario El Mundo publicó un artículo sobre homeopatía, método que, tras doscientos años de vida, sigue creando división de opiniones.

Su fundador fue Samuel Hahnemann en 1796, con la idea de curar sin dañar. Se trataba de diluir un principio activo repetidamente en alcohol o agua destilada, y así los compuestos actúan por la «memoria» del agua porque las moléculas de ésta, supuestamente, almacenan las propiedades curativas. Sin embargo, después de doscientos años, estos argumentos no acaban de convencer a todos. Sus detractores aseguran que no existe evidencia científica.

Hoy como ayer. He leído en unas revistas científicas de 1827 y 1835 comentarios desfavorables casi calcados a los de ahora, en pleno siglo XXI. Manifestaban con asombro que, si hasta entonces la medicina se fundaba en el principio contraria contrariis curantur, la doctrina homeopática creada por Hahnemann se fundaba en el opuesto similia similibus; es decir, que para obtener la curación de cualquier enfermedad debe buscarse un medicamento que sea capaz por sí solo de provocar una afección semejante a la que tratamos de combatir. Se preguntaban entonces si, para paliar los vómitos, había que administrar un vómito y, para combatir la diarrea, tomar un purgante; eso sí, todo en cantidades diminutas.

Los homeopáticos de esos años suponían que las curaciones obtenidas por los demás médicos se debían a la casualidad.

El método empleado era el siguiente: los síntomas eran para el médico homeopático la única guía para la clasificación de la enfermedad y la elección del remedio. Para conocer las propiedades de varios medicamentos, era necesario usarlos primero en el hombre sano y anotar los efectos que le producían. Samuel Hahnemann lo practicó así consigo mismo y con varios individuos, probando un número considerable de sustancias pero administrándolas de una en una y en estado de pureza. Cuando el médico trazaba el cuadro de la enfermedad, y una vez escogido ya el medicamento que produce en el hombre sano los síntomas más semejantes a lo que querían combatir, aseguraban que desde ese momento el método homeopático obtenía mejores resultados que las demás doctrinas conocidas.

Para Hahnemann era inútil e incluso nocivo emplear los remedios en grandes dosis, y defendía que las menores cantidades bastaban para combatir enfermedades.

El médico militar vallisoletano Antonio Hernández Morejón (1773-1836) se unió a los detractores de la homeopatía, y señaló que ya Cervantes en el Quijote daba muestras de conocer el fundamento de la homeopatía, no estando de acuerdo con ella y defendiendo la idea de que los contrarios se curan con los contrarios. Morejón se refería a Hahnemann como «ese moderno sectario que pretende fascinar hoy a la juventud incauta presentando una doctrina como nueva, conocida muchos siglos hace en España».

Ni defensores ni detractores. Alguien neutral dio carpetazo al asunto afirmando que el valor terapéutico de la homeopatía sólo puede ser apreciado por los hechos, y éstos, los publicados hasta entonces, eran todavía poco numerosos para poder sacar de ellos ninguna conclusión decisiva (1827).

En marzo de 2016, se leen conclusiones como ésta: hay pocos estudios, pero ¿con qué recursos se cuenta para financiar la investigación? Nadie niega que haya evidencias científicas, pero posiblemente no sean suficientes.

Lo que está claro es que, para demostrar que un medicamento es útil, tiene que demostrar su eficacia. Lo defendían en 1827, y lo defienden ahora.

Valorar este artículo
(0 votos)

Marisol Donis

Miembro de AEFLA. Licenciada en Farmacia y Magíster en Criminología

Dejar un comentario

En el último número de la revista...

Los cajones olvidados, como la memoria, van acumulando polvo. La memoria va superponiendo estratos, uno encima de otro. Pero incluso los más antiguos siguen allí. A veces por olvido, y ...

«Toda noche, por larga y sombría que parezca, tiene su amanecer»
Macbeth

...

Margarita López-Acosta piensa que se debe seguir trabajando para lograr que exista «un balance de género real que permita que cualquier persona, sea hombre o mujer, pueda desarro ...

Ana Teresa Jódar Pereña se licenció en Farmacia por la Universidad de Salamanca y en la Isabel I de Burgos en Nutrición. Posee un máster en atención farmac& ...

Las infecciones no complicadas de las vías urinarias (cistitis) constituyen, después de las respiratorias, el segundo grupo en importancia de infecciones extrahospitalarias, y son una ...

¿Has oído hablar alguna vez de la relación entre el cerebro y el intestino? Existe un vínculo entre ambos: la microbiota o flora intestinal1. La microbiota se ...

Nuestra microbiota
La microbiota autóctona es esencial para los seres vivos. La relación que mantenemos con ella es habitual ...

En la serie de tres artículos que se inicia con el presente repasaremos numerosos aspectos relacionados con el volumen de existencias obrantes e ...

«Consulta de gestión patrimonial» es una sección dedicada a contestar preguntas que el farmacéutico se plantea diariamente sobre la gestión de su patrimonio.< ...

La versatilidad de un vino a veces es muy difícil de encontrar. Entendemos esta versatilidad como la capacidad del vino para combinar y maridar con un sinfín de platos y poder ser cons ...

Selección de las últimas novedades literarias.

...

Durante siglos, pensadores y políticos buscaron principios firmes y sólidos: la historia como una roca, el hombre como una esfera que se llenaba de contenidos que transmitía de ...

Cuando comienza a escribir estas líneas, el farmacéutico no sabe muy bien qué es lo que quiere contar. No es titular de una farmacia, no trabaja en un hospital ni en una f&aacut ...

 

Revista El Farmacéutico

El Farmacéutico

La revista El Farmacéutico y su web son un producto de Ediciones Mayo, S.A. dedicado a la formación e información de los profesionales farmacéuticos. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por El Farmacéutico reemplazará la relación de los profesionales farmacéuticos con los pacientes.