Publicidad

banner-tantum

Publicidad

banner-wottocare
×

Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 2935

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 2932

Amor imposible

  • 26 Abril 2012
  • Rafael Borrás
Cuando me aproximo a un ordenador desconocido, procuro mantenerme a una pudorosa distancia; una que no implique, al menos en principio, el contacto físico. Después, si se demuestran buenas intenciones por ambas partes, es posible que surja una relación más o menos cortés, aunque es poco probable que acabe derivando en un enamoramiento apasionado. Se trata, por lo que a mí respecta, de algo maquinal, somático. Me puede la cautela.

Yo, y no creo descubrir nada, crecí sin iPad ni Blackberry, sin siquiera videojuegos, y aprendí a sumar en una pizarra y a hacer raíces cuadradas a puro papel y lápiz. Con tales antecedentes, entiendan que sufra una animadversión cercana al rechazo a la hora de vérmelas con programas informáticos que me retan desde los higadillos de una caja de plástico duro; cajas que, encima, están conectadas no solo al enchufe de la pared, sino, por ejemplo, a cualquier inversor multimillonario que, desde su ordenador en Tokio, Fráncfort o Moscú, puede adquirir mi comunidad autónoma, con mi casa incluida, mediante un feroz golpe de mano en el mercado de la deuda. Darles carrete a estos artilugios me espanta más que viajar a Kabul o tirarme desde un trampolín de doce metros.

Como todos sabemos, en estos momentos no hay nada que no pueda conseguirse por Internet, desde un libro descatalogado hasta el amor para toda la vida. Aquel instrumento llamado a convertir a la ya envejecida aldea global en un corro de cercanos contertulios, con nombres y apellidos como en la entrañable guía telefónica, ha acabado constriñendo esta sociedad en una amorfa inmensidad de islotes monoplazas, habitados por náufragos absorbidos por pantallas de sobremesa o portátiles. Seres aislados aun en medio de la gente, anónimos e insomnes, que caen en un éxtasis paralizante ante las imágenes que aparecen y se esfuman; su único espacio habitable, su facebook y su twitter, sus miles de amigos y sus fotos felices. Su verdad. Todavía no, pero tal vez pronto leamos en las esquelas que fulanito o menganita murió en acto de servicio al pie del ordenador.

En los sistemas informáticos de nuestras farmacias, a cada poco debemos incorporar actualizaciones que machacan a las anteriores (bebés de apenas unas semanas de vida), y que se erigen como efímeras referencias que nos dictan precios, recomponen las bases de datos y corrigen los tipos de prescripción. Inútil resistirse, puesto que no hay escapatoria: o eso o la oscuridad, la ignorancia y el error. En mi farmacia hemos tirado casi todos los viejos vademécums, y los que quedan son aprovechados, por su espesa contundencia, para alisar una receta arrugada o sujetar dos piezas fijadas con pegamento. Por mi parte, he sometido los miedos a un laborioso tratamiento de desinhibición para poder acercarme al teclado sin parapetarme tras la bata.

Actualmente, entre mis auxiliares se ha hecho imprescindible una jovencita que contraté el año pasado, con apenas veinte años. Ante sus certeros tejemanejes cuando los demás, angustiados, no sabemos cómo desbloquear el sistema o qué pestaña abrir, no hay otra que la humilde rendición a su sapiencia. Día y noche, y desde que tiene uso de razón, esta chiquilla está unida al planeta a través de un móvil con la pantalla multifunción y medio centenar de aplicaciones. El otro día le conté cómo nos metíamos una pandilla de diez en el Seiscientos a cambio de que me explicara, pasito a pasito, igual que a un párvulo, qué debo hacer cuando el programa se pone borde. Me resisto a afiliarme a ninguna red social, pero ella me dice que si no lo hago, en poco tiempo sencillamente no existiré; puede que termine diluyéndome en una incierta nebulosa, y pasaré a la posteridad como el último humano civilizado que se empeñó hasta la ofuscación en saber siempre qué cara tenía quien le hablaba. Escalofriante.

Valorar este artículo
(0 votos)

Rafael Borrás

(de AEFLA). *Ganador del Premio de Narrativa de AEFLA 2007 y ex presidente del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Valencia

Dejar un comentario

En el último número de la revista...

Estaba en la barra del bar con unas tapas y unas cervezas, y con mis colegas colgados de mis hombros de hombretón. Todos nos reíamos de las anécdotas que nos habían ocurr ...

El inicio de una etapa es un acontecimiento en una trayectoria vital que, si se quiere hacer bien y con criterio, implica afrontarla con gran responsabilidad y compromiso.

...

«Desde la Sociedad Española de Farmacia Familiar y Comunitaria (SEFAC) vamos a seguir esforzándonos por tender puentes y colaborar en todo lo necesario, porque lo que importa, po ...

José Daniel Carballeira Rodríguez nos cuenta con nostalgia un episodio de su historia como si se tratara de un tráiler de su vida profesional: «Una vez, siendo muy peque&n ...

La salud es fundamental para la satisfacción y el bienestar de la población. Entre las limitaciones para alcanzar un buen estado de salud se encuentran el acceso a medicamentos de cali ...

Hasta bien entrado el siglo XX, los microorganismos que colonizan el cuerpo humano se consideraban una fuente de problemas y no una parte constitutiva, funcional y necesaria. En las últimas d ...

En estos tiempos difíciles que vivimos, la salud respiratoria se ha convertido, por desgracia, en un tema de actualidad. Somos una sociedad que cuidamos de mil maneras nuestra imagen, nuestra ...

Tema 4. Sexualidad de la mujer e infecciones de transmisión sexual

Myriam Ribes Redondo*, Sofía Mira Martínez**,
Cursos

Sexualidad de la mujer

Introducción
La sexualidad es una dimensión fundamental del ser humano que lo acompa&ntil ...

En el arduo y tedioso terreno de la fiscalidad, los contribuyentes (oficinas de farmacia en nuestro caso) mantienen en su retina tributaria algunas confusiones interpretativas que pueden ser f&aacut ...

«Consulta de gestión patrimonial» es una sección dedicada a contestar preguntas que el farmacéutico se plantea diariamente sobre la gestión de su patrimonio.< ...

En la región italiana de Chianti, en la Toscana, existe una reconocida tradición vinícola. Al recorrerla se pueden conseguir auténticos tesoros como el vin santo, uno de ...

Selección de las últimas novedades literarias.

...

Son muchas las consecuencias de la pandemia causada por el segundo de los coronavirus, una plaga que ha desvestido a la Humanidad (la Humanidad occidental, se entiende, porque parece que la otra, de ...

Una carta que contenía ricina y estaba dirigida a Donald Trump fue interceptada por las autoridades a mediados de septiembre del nefasto 2020. Todo el correo de la Casa Blanca se analiza ante ...

 

Revista El Farmacéutico

El Farmacéutico

La revista El Farmacéutico y su web son un producto de Ediciones Mayo, S.A. dedicado a la formación e información de los profesionales farmacéuticos. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por El Farmacéutico reemplazará la relación de los profesionales farmacéuticos con los pacientes.