Publicidad

banner-lilly-creatividad-investigacion
Banner_rinastel
×

Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 2935

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 2932

La rebotica de la mente

  • 24 Febrero 2012
  • Santiago Cuéllar

Llevamos la dirección de nuestra vida desde la rebotica. Nuestro inconsciente es mucho más activo que nuestra consciencia inmediata. Es más rápido, más eficaz y mucho más amplio. Allí están auténticamente las aspiraciones que se han ido consolidando; allí está lo que nos impulsa a reaccionar frente a las situaciones más críticas y difíciles; allí está nuestro espíritu de superación, el deseo de ir más allá de donde se está en cada momento. Es allí donde hemos ido guardando, tras un complicado e inadvertido proceso de elaboración en permanente estado de evolución, todo el bagaje de actitudes y valores que conforman nuestra persona psíquica.

Nuestro inconsciente es el único capaz de hacer frente no solo a lo meramente previsible, sino incluso a lo no previsible. Es un estado de permanente apertura a cualquier circunstancia o situación que puedan ampliar todavía más nuestros horizontes personales de la realidad. En la vida no solo estamos en la paradójica expectativa de lo imprevisible, sino que incluso lo buscamos y nos preparamos para ello.

Nuestra actitud de espera se fundamenta en la viabilidad e importancia relativa de nuestras metas, en la confianza en la potencia de nuestras capacidades y en las circunstancias previsibles que tienen tales metas. Sin embargo, nunca somos plenamente conscientes de cuáles son dichas metas, ni podemos tener una confianza plena en su viabilidad. Es decir, nuestra esperanza está sujeta, en términos objetivos, a una más que notable falibilidad. Ni siquiera podemos fiarnos plenamente de nosotros mismos para conseguir eso que, en un momento determinado, constituye nuestro anhelo.

La excesiva confianza en nosotros mismos proviene a veces de la autointoxicación egoísta de una percepción asimétrica de lo que, en realidad, casi siempre son sucesos de carácter estrictamente aleatorio. Por decirlo así, nuestra percepción ególatra nos induce a considerar que nuestros éxitos provienen de nuestra habilidad e inteligencia, y que los fracasos solo corresponden a todo aquello que nosotros no controlamos. La realidad dice lo contrario, casi siempre.

Afortunadamente, nuestra mente no es una simple reflexión consciente. Somos mucho más que máquinas con un programa ajeno que ejecutamos con datos que tomamos tanto del entorno como de nuestro interior. Hay algo dentro de nosotros que nos empuja a ser dueños de nosotros mismos y a experimentar la satisfacción de lograrlo o la desdicha de no conseguirlo. Algo que sustenta a la persona –más allá de la acuciante realidad inmediata– y le ayuda a crear más realidad. El hombre es un creador; es capaz de inventar realidades ficticias que incluso acaba por creerse él mismo. No importa, la ficción es también parte de la realidad, porque en definitiva solo percibimos la realidad como una ficción global que cada uno reconstruye internamente de forma personal.

La mente consciente es incapaz de apasionarse, porque la pasión es evocación y evocamos de forma fundamentalmente inconsciente. Solo cuando desde la pasión deseamos algo que la mente consciente nos dice que no podemos alcanzar, surge la desesperación. Así pues, esta proviene de lo consciente, incapaz de ir más allá de una imagen fija que hacemos del mundo en un momento dado, fotos instantáneas con escasa profundidad de campo de una realidad que es una verdadera proyección en tres dimensiones, sin inicio ni fin. Cuando la mente consciente se adentra en el inconsciente e incluso pretende adueñarse de él o restarle importancia, la desesperación se convierte en desesperanza y, con mayor o menor resignación, acabamos por aceptar la imposibilidad de alcanzar nuestros objetivos vitales, pese a no haber renunciado a su deseo. La desesperanza nos instala en la convicción profunda de nuestra incapacidad, en el fatalismo subjetivo del fracaso personal. Y, como dijo Ernst Bloch, sin esperanza, no florece la razón.

Valorar este artículo
(0 votos)

Santiago Cuéllar

(de AEFLA)

Dejar un comentario

En el último número de la revista...

xxxxxx

La Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria (SEFH) ha puesto en marcha el proyecto «Foro de la Innovación». Se trata de una comunidad formada por todos los socios de la S ...

«La abundancia me hizo pobre»
Ovidio

...

Definición y prevalencia
En el Taller internacional sobre Ojo Seco (Dry Eye Workshop) DEWS II (2017), se define el ojo seco como &l ...

¿Qué es el maquillaje corrector?
El «maquillaje decorativo» es aquel ideado y elaborado para resaltar la belleza ...

Enfermedades inflamatorias intestinales (EII) es el nombre que se le ha dado al cajón en el que se guardan dos de las patologías más conocidas del aparato digestivo: la enfermed ...

En muchas de las formaciones desarrolladas por nuestro despacho, nos adentramos en el apasionante tema de la sucesión empresarial de la oficina de farmacia.

...

En el anterior artículo (El Farmacéutico n.º 578) comentamos alguna de las peculiaridades que, desde el punto de vista del ...

Objetivos de aprendizaje

  • Conocer el concepto de deterioro cognitivo, incluyendo enfermedad de Parkinson y demencias en general.< ...

«Consulta de gestión patrimonial» es una sección dedicada a contestar preguntas que el farmacéutico se plantea diariamente sobre la gestión de su patrimonio.< ...

El calvados es un licor de la región de Normandía (Francia) reconocido como uno de los mejores destilados de manzana del mundo.

...

Selección de las últimas novedades literarias.

...

«El hombre ha vivido siempre de forma muy aperreada y muy injusta.» Quien así habla es Antonio López, el pintor manchego, entrevistado en El Mundo el 1 de marzo de ...

Era un dirigente de mi compañía muy apreciado, que siempre estaba pendiente de los demás, y en una cena de empresa oí cómo repetía sin dudar el nombre de to ...

 

Lo más leído este mes

Complementos alimenticios en problemas articulares


Protocolos en la farmacia

Definición y prevalenciaLa osteoartritis o artrosis es la más común de las patologías articulares crónicas. En su aparición y…

El qué y el cómo


Ya viene el sol

Debatir sobre el futuro de una profesión siempre es sano, enriquecedor. Escuchar puntos de vista diferentes, teorías o propuestas…

La Comisión Nacional de Salud e Investigación Médica de Australia hace público un informe de 2012 sobre la eficacia de la homeopatía


Crónicas

La Comisión Nacional de Salud e Investigación Médica de Australia (NHMRC) ha decidido finalmente publicar el borrador del primer…

La Guía sobre Bulos en Alimentación desmonta las principales falsas creencias sobre alimentos


Crónicas

El Instituto #SaludsinBulos (www.saludsinbulos.com) ha editado la Guía de los Bulos en Alimentación con el objetivo de desmontar los…

Consejos para evitar los síntomas del ojo seco por el uso de pantallas


Salud ocular

Al finalizar el verano, los españoles se creen a salvo de los recurrentes y molestos problemas oculares. Pero septiembre…

Lactobacillus rhamnosus GG (LGG), 30 años de beneficios y evidencia


Artículo especial

Hace más de un siglo que los probióticos son objeto de interés científico y constituyen un activo campo de…

Combatir el ojo seco en verano


Salud ocular

El ojo seco es una enfermedad multifactorial de la superficie ocular caracterizada por la pérdida de regulación de la…

Introducción y fisiopatología de la caída del cabello


Profesión

La farmacia comunitaria recibe un gran número de consultas relacionadas con los problemas capilares, entre ellos la caída del…

Revista El Farmacéutico

El Farmacéutico

La revista El Farmacéutico y su web son un producto de Ediciones Mayo, S.A. dedicado a la formación e información de los profesionales farmacéuticos. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por El Farmacéutico reemplazará la relación de los profesionales farmacéuticos con los pacientes.