Publicidad

banner-lainco

Cuestión de suerte

  • 24 Febrero 2011
  • José Vélez
Esto de la lotería, ya se sabe. Es lo que tiene; normalmente no toca. Sin embargo, el 2010 se cerró en Alcorcón –pueblo del extrarradio madrileño que lleva de moda algún tiempo– con el toque mágico de la varita de la suerte. Cayó el llamado gordo de Navidad y lo hizo en la administración que dista menos de 30 metros de la farmacia en la que ejerzo.
Televisiones, radios, vecinos, curiosos y todo tipo de fauna humana se dejó caer esos días por la plaza provocando un auténtico caos circulatorio.

En el barrio el convencimiento de obtener un buen pellizco era casi absoluto, sustentado en distintas razones de peso indiscutible: la primera, es una zona de Madrid muy afectada por la crisis, un importante índice de población activa se encuentra en paro –desempleada según la corrección política– y sin visos de resolver a corto plazo su situación. Ya se sabe que el favor del azar suele llegar precisamente a los colectivos más necesitados.

La segunda es que en veinte años justos no ha tocado un premio como éste y, según una inexistente ley de probabilidades, el 2010 tenía que ser el momento.

Tengo un par de amigos que desmienten esta supuesta ley. El primero es teleco y jamás juega porque mantiene que la probabilidad de acierto en estos sorteos concluye en si misma con cada uno de ellos. Que todos son independientes entre sí y que si toca un número concreto, puede repetirse tranquilamente y cuantas veces quiera en los bombos posteriores. El segundo de estos amigos es un colega farmacéutico, licenciado también en Matemáticas. Juega siempre y asegura que la lotería sólo corresponde a quien le es absolutamente fiel. Cuando le pido un fundamento racional basado en algún modelo combinatorio, se limita a sonreírme y trata de regalarme un décimo. No le dejo; me da pavor enviciarme y dedicar mis esfuerzos neuronales a dilucidar cual será el próximo boleto premiado.

El tercer argumento alcorconero era el que realmente daba más seguridad al otorgar un rasgo peculiar y exclusivo para contar con los favores de la diosa Fortuna. Parece que esto de la lotería también tiene su merchandising y, hace unos pocos meses, ante el pequeño estancamiento de los beneficios, la citada administración aportó dos novedades llamativas, colocando en sus dependencias una especie de altar laico-religioso y fichando a una vidente. Lo de las idolatrías, personalmente, me da bastante yuyu. La mezcla de una figura de la muerte, con su guadaña y todo, con la de San Pancracio, la de un señor bien trajeado –al parecer, un tal Don Dinero– y las de variadas vírgenes, casi todas procedentes de devociones sudamericanas, me producían una cierta inquietud. Después, las palabras misteriosas de la medium terminaban de preparar el cóctel. El gordo ha caído; no le quedaba otro remedio.

Algunos compañeros de la localidad me llaman para felicitarme. Se sabe de buena tinta que todos los establecimientos de la acera hemos sido agraciados con un décimo por lo menos. Desmiento tal circunstancia; aquí nadie sabe a quien le ha tocado el premio, si exceptuamos al avispado y simpático propietario de la administración que ha acertado en todo y ha multiplicado su trabajo por diez en estos días. En nuestro caso, la mejoría en la caja se resume con alguna dispensación extraordinaria de un buen antigripal o un spray descongestivo nasal por las largas colas padecidas en la calle y con semejante frío. Todo sea por conseguir el sabio consejo de la bruja –protagonista en varios de esos programas infumables de la tele que vemos casi todos– o el pase por la chepa de alguna figura misteriosa para alcanzar el mejor resultado en el próximo sorteo: en el del Niño, de momento, las cosas no han ido bien y el barrio ha podido recuperarse de tanta emoción acumulada.

Yo tampoco jugaba; aunque no se muy bien por qué.

Valorar este artículo
(0 votos)

José Vélez

de AEFLA

Dejar un comentario

En el último número de la revista...

Los cajones olvidados, como la memoria, van acumulando polvo. La memoria va superponiendo estratos, uno encima de otro. Pero incluso los más antiguos siguen allí. A veces por olvido, y ...

«Toda noche, por larga y sombría que parezca, tiene su amanecer»
Macbeth

...

Margarita López-Acosta piensa que se debe seguir trabajando para lograr que exista «un balance de género real que permita que cualquier persona, sea hombre o mujer, pueda desarro ...

Ana Teresa Jódar Pereña se licenció en Farmacia por la Universidad de Salamanca y en la Isabel I de Burgos en Nutrición. Posee un máster en atención farmac& ...

Las infecciones no complicadas de las vías urinarias (cistitis) constituyen, después de las respiratorias, el segundo grupo en importancia de infecciones extrahospitalarias, y son una ...

¿Has oído hablar alguna vez de la relación entre el cerebro y el intestino? Existe un vínculo entre ambos: la microbiota o flora intestinal1. La microbiota se ...

Nuestra microbiota
La microbiota autóctona es esencial para los seres vivos. La relación que mantenemos con ella es habitual ...

En la serie de tres artículos que se inicia con el presente repasaremos numerosos aspectos relacionados con el volumen de existencias obrantes e ...

«Consulta de gestión patrimonial» es una sección dedicada a contestar preguntas que el farmacéutico se plantea diariamente sobre la gestión de su patrimonio.< ...

La versatilidad de un vino a veces es muy difícil de encontrar. Entendemos esta versatilidad como la capacidad del vino para combinar y maridar con un sinfín de platos y poder ser cons ...

Selección de las últimas novedades literarias.

...

Durante siglos, pensadores y políticos buscaron principios firmes y sólidos: la historia como una roca, el hombre como una esfera que se llenaba de contenidos que transmitía de ...

Cuando comienza a escribir estas líneas, el farmacéutico no sabe muy bien qué es lo que quiere contar. No es titular de una farmacia, no trabaja en un hospital ni en una f&aacut ...

 

Revista El Farmacéutico

El Farmacéutico

La revista El Farmacéutico y su web son un producto de Ediciones Mayo, S.A. dedicado a la formación e información de los profesionales farmacéuticos. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por El Farmacéutico reemplazará la relación de los profesionales farmacéuticos con los pacientes.